Camille

No puedo negar que me gustaba imaginar cómo serían todos aquellos hombres rendidos ante el inevitable juego de seducción que se procesaba en el burdel de Madame Morgana. Suponía algo tan fascinante para mí que al poco tiempo se convirtió en uno de mis pasatiempos predilectos. Me resguardaba allí, copa en mano y mirada al […]

Leer Más

Madame Morgana

Aquel burdel destilaba un inconfundible hedor que Camille calificó de libertino. Un juego de faldas que se percibía en aquel ambiente turbio y cargado y se filtraba en las cabezas huecas de aquellos hombres hechos de vicio y lujuria. La dueña del antro, mezcla de ingenio, ternura y perversión, desprendía cierto aire maternal y se ganaba así la […]

Leer Más